ISIS CARUS







Las personas en nuestro día a día de forma consciente o inconsciente buscamos conexión, con las personas que queremos, con el entorno, con el mundo, en las redes sociales y con nosotros mismos. Y es que por más distracciones que haya en nuestro día a día, no podemos ignorar ese deseo intrínseco de ser parte de algo que vaya más allá de nosotros mismos, un movimiento, una ideología, un propósito, en donde podamos aportar y del cual sentirnos parte. Lo veamos o no, queremos ser parte de algo, deseamos esa conexión, pero a veces por más que lo intentamos, no lo logramos y la pregunta entonces es, ¿por qué? ¿qué es lo que nos evita conectarnos con los demás y con nuestro entorno?


La respuesta es que para conectar con los demás y lo demás, primero necesitamos conectarnos con nosotros mismos. Somos como una pieza de rompecabezas que a su vez es un rompecabezas en sí misma, por lo cual, para conectar con lo externo primero tenemos que armar nuestras piezas internas. La clave para conectarnos es una herramienta que ya tenemos incorporada, no hay que buscarla en ningún lugar, ya está ahí, sólo hay que aprender a usarla y esta herramienta es la consciencia. La práctica de la consciencia transforma nuestra forma de experimentar la vida, por lo tanto nuestra capacidad de conectar con el otro y con el entorno. ¿Cómo ser consciente? Observando nuestros pensamientos, nuestras emociones, nuestras acciones y es justo en el momento en el que nos damos cuenta de lo que sucede dentro de nosotros, cuando podemos escapar del piloto automático y podemos salir de la rutina del pensamiento-emoción-acción. Esto es, un pensamiento genera una emoción, una emoción genera una acción y la suma de estos 3 da como resultado nuestra experiencia de vida. La consciencia es identificar eso que está sucediendo en nuestro interior para cambiarlo, si así lo deseamos. Por supuesto que en la teoría es simple, sin embargo la práctica lleva su tiempo, sobre todo cuando empezamos a practicarlo por primera vez, sin embargo, como todo, a medida que nos vamos acostumbrando se vuelve más fácil, hasta que lo hacemos de forma natural. 


Conectar con nosotros mismos es el primer paso para conectar con el otro, con el mundo, con nuestro propósito; de hecho es el único paso, porque cuando conectas contigo, la conexión con lo exterior se da de forma automática. No hace falta seguir buscando afuera lo que ya tenemos dentro, consciencia, conexión, propósito, ya viene todo incluido en nuestro  interior, sólo hace falta que nos atrevamos a descubrirlo.






Contáctanos
Formulario de contacto







Este evento TEDx independiente se opera bajo licencia de TED.
Sitio web oficial del evento TEDx Coatzacoalcos

Twitter
Facebook